Objetos perdidos

Lo único que no he comprado para mi casa son pinzas de tender la ropa. Pese a todo tengo un cesto lleno con todas las que he recogido en los últimos meses, todas las que se les han caído a los vecinos. Pinzas y de todo. Al sostén que ya comenté en otro post hay que sumarle un tanga, que cayó el 4 de agosto, un calcetín Nike (con el cuerno gris) que cayó el 8 y unas bragas y otro calcetín Nike (con el cuerno en azul) que se volaron con pinza incluida tras la jornada de viento del día 16.

Admito que en cuanto al tanga me daba un poco de reparo ponerlo a la vista, pero los calcetines y las bragas las dejé encima de la mesa del patio para que los propietarios lo viera y bajaran a por él. Pero ni con esas.

Hoy, finalmente, la vecina del tercero, la misma que bajó en una ocasión a por unas gafas que se le habían caído a su marido, bajó a reclamarlo “todo”. Y le di todo, pero omití el tanga. La verdad es que lo dejé en un rincón y ayer cuando vino a por las cosas no se lo devolví. Dos calcetines y unas bragas, con pinzas incluidas pase, pero un tanga, azul y feo como ese, pasé. Le evité y me evité el bochorno… aunque ahora que lo pienso, si era suyo lo echará en falta y pensará que he decidido quedármelo deliberadamente…

Llegamos al acuerdo de que dejaré todo lo que caiga en el patio contiguo al mío, que es de la comunidad, de forma que puedan recuperarlo sin molestarme y sin tener que estar pendientes de cuando estoy y cuando no. Y además nos ahorramos momentos comprometidos… y yo me quedo sin saber de quien es cada prenda que se cae.

One thought on “Objetos perdidos

  1. Seguro que tu lado más fetichista no ha traicionado el subconsciente para quedarte con ese tanga? Creo que el encontrarte cosas en la terraza es más habitual de lo que creemos, en mi casa que es un 2º aparecen calcetines, colillas, periodicos… inexplicable pero cierto!
    🙂

Comments are closed.