Secreta

Estación de cercanías de Méndez Álvaro. Subo a la vía descubierta para hacer el trasbordo hacia Nuevos Ministerios. Los luminosos no indican siquiera cuánto falta para el siguiente tren, así que faltará bastante. Avanzo hasta la zona donde suelo esperar y me siento. Abro el periódico y sigo por donde lo dejé. Al final del andén el vigilante de seguridad. Desde el acceso hasta donde me encuentro apenas cuatro o cinco mujeres. A lo lejos una pareja joven que avanza por el andén.

Empiezo a leerme el aumento de ventas de televisores LCD cuando siento que alguien está muy cerca de mi. Levanto la mirada y veo a la pareja de antes rodeándome y mostrándome sendas placas de agentes de Policía Nacional: la secreta.

Me quito el pinganillo del iPod y les presto atención. Me piden la documentación; les doy el DNI. Van de paisano tirando a trapillo. Ella, con un asombroso parecido a Tania G, mochila a los hombros y bandolera, me pregunta hasta dónde voy. “A Chamartín”, le digo; “a Chamartín no”, rectifico, “a la anterior”. En ese momento el nombre de la anterior desaparece de mi mente. Tres segundos de incertidumbre después le digo que “a Nuevos Ministerios”. El chaval, moreno, también con mochila al hombro, apuntaba mis datos en una libreta pequeña. Llevaba unas J’Hayber. Llevaba tiempo sin vérselas a nadie. Debí deducir que alguien que lleva unas jota jaiber debe ir disfrazado o de incógnito. “Has estado detenido?” me pregunta a bocajarro mientras Tania G llama por teléfono para comprobar mi identidad.

Al colgar le devuelve mi DNI al chico que me pregunta por la dirección. “Es la de casa de mis padres, yo vivo en mi casa; quieres mi dirección?” Me dice que no. “Dime tu fecha de nacimiento”. Se la digo. “Muy bien. Gracias. Buenos días”. Buenos? En el curro me dicen que igual me parezco a algún sospechoso. Genial.


Quizás hoy te aborde por la calle una señora con un cardado imposible en el pelo. Lleva una huchita verde y blanca y realiza la cuestación para la Asociación Española Contra el Cáncer. Ráscate el bolsillo y échale un euro. Nunca se sabe si ese dinero en investigación revertirá algún día en alguno de nosotros.

6 thoughts on “Secreta

  1. En esos momentos me encantaría tener la sangre fría de poder contestarles incluso con vaciles. Pero es ver una placa y nos cagamos encima.
    Ainnnns, aparte de que tienes pinta de delincuente (si, es asi) eso te pasa por ir en transporte público, alma de cantaro!
    😛

  2. A mí una vez me paró la nacional en la estación de tren de Alicante, recién bajado del Altaria de Madriz. Con la prisa que tenía, joer, que estaba a punto de salir el de Elche y un nacional gordo, de esos que yo reo que están en el cuerpo porque no tienen ande meterlos, me placó (tal cual) y me pidió el carné … Me puse nervioso y tó, oiga. Y nada, que perdí el tren, por supuesto (la verdad es que era verano, iba sin afeitar y tendría unas pintas que pa qué, pero yo tengo la teoría de que esa gente para a los que sabe que no son sospechosos, porque no tienen ganas de problemas …)

    Besicos!

  3. Que fuerte!!! Nunca me han peiddo los papeles en ninguna parte (en los controles de aeropuerto y esos sitios sí).

    Aquí, en Suiza, son más fashion y te envian un papelito para que les hagas la transferencia bancaria.

  4. A mí me piden la documentación cada dos por tres, creo que es por mi pintas de macarra y los cueros 😀
    En cuanto me enseñan la placa les digo : “espera que llame al 061-091 y que me indiquen… ¿me dices tu número de licencia sin mirar y me muestras la placa a mí? hoy en día no te puedes fiar… no, no, no te doy el DNI, lo miras, hoy en día no te puedes fiar… ¿y si sales corriendo y me lo robas? Me has dicho tu nombre… bien, ¿te importaría darme tus datos personales? Hoy en día no te puedes fiar… ya sabes, como en Coslada… ufff ¿por qué me pides la documentación? ¿es por mi vestimenta? ¿que soy mujer? ¿que estoy sola?…”
    Y así hasta que les aburrrrrrrrrrroooooo o bien, les indico que por mero capricho y sin ninguna dilación, me hacen perder el tiempo por incopetencia y vamos todos a comisaria…
    Yo no le doy mi nombre a nadie y menos mi dni. Se ve, pero no se toca sin que me des tu placa… por si acasito.

Comments are closed.