La manoli

Centro comercial Avenida M40. Restaurante McDonald’s. Hora de comer. Estaba yo esperando mi ensalada ranchera con pollo crujiente cuando llegan tres chicas, con sus 30 ya, a pedir. Se colocan en fila y ataca la primera, una manoli* de mucho cuidado y dispara:

“Un menú BigMac con patatas Deluxe, sin pepinillo. Con Coca Cola light. Y un McFlurry con M&M’s”.

Siempre me ha causado gran intriga el saber por qué la gente pide Coca Cola light (con el menú, con los cubatas) cuando luego se meten entre pecho y espalda la hamburguesa estrella del McDonald’s, por ejemplo, o un helado con chocolate de postre.

Analizando, la manoli se ha pedido 1129 kilocalorías con su comida, 2,18 kcal por cada gramo de comida que ha pedido. Es decir, se está ahorrando con la Coca Cola light 168 kcal, apenas un 13% del total.

Y yo? Qué he comido? Pues mi ensalada ranchera con pollo cruujiente, una McRoyal Deluxe y una botella de agua. Total: 905 kcal, 0,87 kcal/gr. Claro que me he comido así como un cuarto de kilo menos de comida que ella… Y luego queremos no sólo no engordar, sino adelgazar…

_______________
(*) La manoli: dícese de aquella chica que, creyendo ser e ir de moderna por la vida, aún es un poco marujilla. La del McDonald’s era bajita, regordeta, iba embutida en un traje de chaqueta crema (para disimular) y tenía maneras así como de “echá palante”. Suele ir bastante enjoyada y las gafas de sol que llevaba sujetando el pelo eran de Versace, aunque supongo que de mercadillo, por lo cantosas que eran.

One thought on “La manoli

  1. Cuando he bebido alguna vez Coca-Cola light me ha gustado más su sabor. A lo mejor la bebe por eso.

Comments are closed.