Ya tengo fax en casa

Cocinando, aunque parezca mentira, me he quemado con aceite hirviendo (con b todos excepto hervir, servir y vivir). Tengo buenos mecheros, pero no son tan destructivos como el aceite de oliva de Pegalajar; así que aquí estoy tecleando letra a letra con la mano tonta, la izquierda, porque la derecha está literalmente envuelta en hielo (no sé qué ocurrirá antes: la no aparición de ampollas o la gangrena y amputación del pulgar).

Como no puedo hacer nada por el paquetón de hielo navego por internet con la zurda en el ratón (superchungo, palabra) y lo que puedo con las flechitas y el teclado. En esto estaba viendo la portada de mañana de El País y descubro la noticia: Sanidad autoriza a tres familias a concebir a un hijo para salvar a un hermano enfermo. Sonrío, porque me parece una noticia estupenda, pero automáticamente empieza a aparecer por mi mente toda la palabrería que, a raíz de esto, empezaremos a escuchar mañana de la iglesia católica, de la derecha, de las asociaciones pro-familia y todas esas que no teníamos ni idea de que existían hasta que hicieron la manifestación aquella con los globos un día de verano defendiendo su modelo de familia como el único posible.

Acaso un borjita de aquellos de la manifestación no haría lo que estuviera en su mano para salvar a alguien de su familia? A un hermano? Vale, estos aun no han nacido, los “crean” ex profeso para salvar a su hermano enfermo. Pero, en aquella manifestación no se ensalzaba la familia y el matrimonio heterosexual como el único con capacidad para desarrollar una familia? Pues ahora tenemos un ejemplo de familia para eso y van a decir que no. Que si es así, es así y punto. Tiene que ser la voluntad de Dios. Dios, sé que me lees: si ellos tienen razón para qué permitiste que hubiera gente lista que fuera capaz de curar todas esas voluntades divinas tuyas?? Es una contradicción, algo no es lo verdadero. Y me da que es la voluntad de Dios.

Así que no seamos ridículos y si alguien nos da por escrito la solución a un problema, aceptemos que tiene razón. A menos que Dios no nos mande un fax con una mejor. Yo ahora tengo fax en casa, así que anímate, y te lo publico.

One thought on “Ya tengo fax en casa

  1. Pues si, es una putada…aparte de lo de la mano que haya gente que se manifieste por esas cosas, pero bueno, hay de todo.
    Quejarse se quejaran, aunque a lo mejor ni se dan cuenta celebrando el día de la constitución (qué algunos hemos trabajado) o criticando de nuevo que ETA por aquí que ETA por allá…Así que no hagamos caso, y como si no pasara nada

Comments are closed.