De fiesta con el Samur

Anoche nos llevaron después de la cena de empresa al Navy, en la calle Marqués de Villamagna. Además de que la media de edad rondaba los 55 (nosotros incluidos) nada más entrar oímos al dj decir “si hay algún médico en la sala que hable con el maître, por favor”. Un poco de película.

A la izquierda de la entrada, en un reservado, hay un viejete tirado en un sofá con el prominente barrigón apuntando al techo y un hilillo de sangre saliéndole por la comisura de los labios. Aspecto fiambre total. Tres minutos más tarde se apaga la música y dan las luces: entra el Samur. Dos ambulancias de emergencias y una patrulla de la Policía Municipal. Total 10 personas alrededor del hombre. Le estuvieron poniendo suero, un respirador (esto es que lo he visto en House) y nosotros en vista del éxito nos fuimos a Serrano 41, donde esperábamos no encontrar más escenitas y bailar un rato.