Single

El viernes por la tarde, a eso de las 8, me senté en el sofá de mi casa, no recuerdo a santo de qué. “Y si me tumbo un ratín?”, pensé. Y me tumbé. Cuando abrí el ojo eran cerca de las 2 de la mañana. Así que yo y mi entumecimiento general (de llevar sin moverme cuatro horas) nos fuimos a la cama sin cenar.

Amanecí el sábado más fresco que una rosa a eso de las 9. Tenía que limpiar la casa, pero no me apetecía, así que hice que hacía hasta que llegó el destornilleitor, que vino por casa para que le acompañara a hacer unos recados, infructuosos, por otro lado. Y por la tarde me puse a currar después de comer tanto y tan bien que hoy me he presentado aquí con la mitad del trabajo hecho… así que tengo pocas ganas de currar, esta tarde, más concretamente.

El destor me regaló un libro: Singles. Me lo regala descojonándose. Dice que lo vio y se acordó de mí: ahora tengo que leérmelo y averiguar si soy soltero, solterón o single. Yo me siento más elepé que single, pero tras la lectura saldré de dudas. Me lo he forrado con papel porque me da cosa ir leyéndolo en el metro; es como ponerte un post-it en la frente contándole al mundo entero tu estado civil. Y paso. Paso total.

5 thoughts on “Single

  1. anda fijate tu k tenia k venir el destornillator y poner nombre al estilo de mi vida,ains si lo llego a saber me voy a los derechos de autor.VIVAN VIVAN VIVAMOS LOS SINGLES…….

  2. Joer tío, te han regalado el libro jijiji… estas acabado jajajaja. Eres un single puro y duro, Reconócelo XD
    La vida es asín, la vida es asín…
    Mira, no se quien se le ocurrio la idea de los singles, pero vamos, es una estupidez. De toda la vida ha habido solteros, solteras, casados, emparejados, etc…
    Ya nos cuentas que te dice el libro 😀

Comments are closed.