Hola

Han tenido que pasar cuatro meses y casi 30 kilómetros de largos para que, por fin, esta tarde, alguien se haya dignado a decirme “hola” al entrar en la ducha de la piscina. Cuatro meses.

Yo soy el primer antisocial del vestuario, puesto que en cuatro meses y yendo siempre a la misma hora acabas coincidiendo con los mismos, aunque nunca he saludado a nadie. Pero siempre queda gente educada o extrovertida que saluda por norma seas quien seas, al entrar o al salir. Y este debe ser el único con quien he coincidido que lo haga.

Así que “hola”, “hola”, y después “hasta luego”, “adios” (yo soy el segundo). Mis compañeros dicen que igual no saludó espontáneamente, pero estamos en navipeich y quiero pensar que sí.

3 thoughts on “Hola

  1. me alegro muxo por tu auge social, me alegra pensar que sigue habiendo gente que no por navidad, sino por educación, sigue saludando con quién se cruza.
    Yo por lomenos lo hago, bueno miento ( a la cotilla del primero que mide un metro no le saludo, solo me limito a interceptar su mirada y lanzarle ondas malignas).

  2. Segunda!!
    Bien, seguro que ibas con cara de perro y por estas fechas estarías mas majete; es por lo cual, que te habrá saludado jijijiji.
    ¿Tu no sabes que dos tíos que se saludan en un vestuario es rarillo? Ains, lo que te quedax por saber hijo mío.
    Bueno, al menos, no está el pulpo de los salpicones en la calle 3.
    Saludetes navideños

  3. A mi me pasa a veces eso, pero porque pienso “¿a que he venido aqui, a hacer amigos? no, pues eso, pa’lante”
    Esque si todos fueramos tan socialmente amables, sería una mierda.
    Por cierto, Feliz Navidad y próspero año nuevo! (empléese tono irónico)

Comments are closed.