Tsunami

Salgo cinco minutos antes de currar porque hoy hay que pagar la piscina. Llego y me dice la cajera que la banda magnética hoy sí lee, así que pago, me cambio y al agua patos.

400 a braza y 400 a espalda; no me da tiempo a más. Hago mi braza, mientras cotilleo quien está en las calles contiguas y a todo aquel que entra y sale. Hago mis respiraciones y me lanzo de espaldas que es más aburrido porque solo veo placas de falso techo y las salidas de la climatización. Cuando me quedaban apenas 75 metros para terminar, estirar e irme ocurre el tsunami.

El tsunami consiste en que alguien de la calle contigua no sabe nadar sin dar patadas sobre la superficie del agua y al darla desplaza una cantidad considerable en la calle de al lado (la mía). El principio de Arquímedes en estado puro. Si tú en ese momento no estás ahí o nadas a otro estilo no pasa nada; pero si nadas a espalda toda esa cantidad de agua clorada pasa, vía nasal, a tu tráquea, propiciando la típica sensación de “se me van a salir los ojos de las cuencas”, junto con las ya conocidas “toser tumbado no es posible” y “me voy a cagar en tu puta madre”.

Se llega como buenamente se puede al final de la calle, se respira, se acaba y se estira. Personalmente prefiero no mirar quién fue. Soy un poco rencoroso.

5 thoughts on “Tsunami

  1. Jajajaja, que putadilla jijiji. Ya te imagino todo colorao, cagándote en la leche serena, intentando toser mientras te sigue lloviendo más agua y con el rictus en la cara perpetuo hasta llegar al borde de la piscina.
    Ves, a mí eso no me pasaría nunca; no se nadar.

  2. Juas juas sólo de imaginarme la situación ya me hace gracia… lo siento, espero que estes bien y que no tragaras demasiada agua. Si está claro que ir a la pisci es un deporte de riesgo, el lunes jugamos al waterpolo en el aquafitness y tenías que ver que hostias metían las marujas, daban miedo y todo.

    Txutxines

  3. Otro día hablaré de cuando te meten mano: vas nadando y alguien en su giro de brazo te da un hostión, así en plata, te toca el culo o te agarra el pie…

  4. él no tiene la culpa de nadar así, sino su desviación corporal complementada como egocentrismo (jo k bueno soy) y sus ganas de llegar el primer!, me encanta como nadan algunos! así tendré mas pacientes en urgencias por ingesta masiva de agua!

Comments are closed.