Jugando con el Chino

Esta tarde he empezado a jugar al pádel con un tercer grupo. No es que vaya a dejar el Torneo Copisa de pádel (donde ahí estamos, luchando por una plaza para las semis) ni a mis colegas los domingos (salir de casa los domingos por la mañana sienta muy bien; y las cañas de después también). La cosa es que me llamó el cuñado del cuñao para ver si me apuntaba con ellos a jugar porque su pareja le falla mucho. Y yo, que me tengo por facilón, he vuelto a decir que sí, así que juego con él y con dos de sus vecinos, el president y otro, que no veas cómo le dan.

Lo de hoy empezaba a parecerse más a los vídeos que había visto en el youtube; la pelota apenas botaba en el suelo, de pala a pala, pum, pam, pum, pam, pum, pam, hasta que alguien marcaba, alguien fallaba (quién?) o llegaba patxi y la mandaba fuera de la pista. En una de éstas salí a buscar un par de ellas y rebuscando entre los setos del jardín pienso de repenete: “mira que si me encuentro una mano…” Y me ha dado yuyu, porque yo no iba por allí desde antes de todo el jaleo.

Así que he llegado a la conclusión, mientras volvía con las pelotas, de que si esta gente ha vuelto a vivir allí y no pasa nada raro, entonces soy yo el que las daba mal y no el Chino. O su fantasma.

2 thoughts on “Jugando con el Chino

  1. Ufff a mí me daría un yuyu vivir allí que no veas. Vendería la casa, como te lo digo.
    Pero claro, no todos la pueden vender y a parte hay gente que le da lo mismo, son unos morbosos.
    Concéntrate en dar a las pelotas y no le des mas vueltas.
    Saludetes!!

  2. uys mira yo no conozco esa zona, pero vamos, si tengo que jugar un torneo de padel en un sitio asi diria que NO.

    Primero porque no me gusta el padel 😛

    y segundo pq soy un cagueta jajaja

    saludos ^^

Comments are closed.