Alféizar

Rescatada en Santander una niña sentada en el alféizar de una ventana y con la persiana bajada

La noticia en sí da miedo. Miedo por la situación y miedo por la niña vestida “con un camisón blanco”. Pero lo que me ha gustado ha sido el correctísimo y necesario uso de la olvidada palabra alféizar, de herencia árabe (que no se nos olvide de dónde venimos), que a mi me parece especialmente bonita. Los que aún no sepan de qué hablo, quizá conozcan el alféizar como poyato (o su variante pollato, ambas inexistentes en el diccionario de la Real Academia) o por peana de la ventana…

Su nombre es alféizar. Así que a usarlo.