Vamos a lavar el coche

(Hay que leerlo como si nos lo contara el patxi de Bricomanía)

Hola amigos, hoy en Bricomanía vamos a convertir un coche cualquiera en un coche de la leche. Vamos a ver qué necesitamos:

– Un par de cubos.
– Detergente.
– Quitagrasa.
– Limpiacristales.
– Agua (no es necesario que sea potable).
– Un par de bayetas.
– Una esponja.
– Un estropajo (de esos de gomaespuma amarilla por un lado).
– Un par de trapos.
– Un cepillo para lavar botellas.
– Un aspirador.
– Una goma para secar.
– Un coche, finalmente, cuanto más cerdo esté mejor.

Como veréis, esta vez no vamos a necesitar ningún artilugio de esos de Black&Decker que sólo conocemos por el catálogo de Makro…

Lo primero que haremos será sacar todo lo que tengamos dentro del coche y del maletero. Véase: el chaquetón del maletero sin estrenar, las cajas vacías para la mudanza, el metro y medio de plástico con pompitas para proteger algo algún día, la guía de carreteras, todas las mierdecitas que llevas en los compartimentos del coche, todo. Menos la guantera, los asientos y el volante, todo.

Después de vaciarlo a conciencia vamos a comenzar a aspirar todo lo aspirable con nuestro aspirador. Empezaremos por el maletero y seguiremos por los asientos traseros y los delanteros. El orden en este caso sí altera el producto. Sacaremos las alfombrillas de momento, hasta terminar con el interior del coche. Tras esto, cerraremos y sacudiremos y aspiraremos las alfombrillas. Para manchas potentes de barro, se recomienda humedecer.

Una vez aspirado todo, pasaremos a las llantas. Utilizando la manguera mojaremos bien toda la superficie exterior e interior. Después aplicaremos primero un quitagrasas pulverizado para que reblandezca, y después con el cepillo de limpiar botellas limpiaremos la parte interior y con la gomaespuma del estropajo la exterior, evitando ralladuras innecesarias en esa parte tan delicada e importante de nuestro coche.

El siguiente paso será ya limpiar la carrocería. Aplicaremos agua abundante sobre todo el coche, prestando especial atención a todo tipo de salpicaduras y manchas de barro, tanto en cristales como en la chapa. Después comenzaremos a limpiar el coche con la bayeta, el cubo y el detergente. Primero el techo, después el frontal derecho, la trasera, el lado izquierdo y por último el frente. Es recomendable que lo hagáis por zonas, amigos, y tras limpiar cada una la aclaréis con agua, porque si no el jabón se reseca y al final se nota.

Tras aclarar la última zona procederemos a volver a mojar todo el coche, para inmediatamente pasar a secarlo. Para el techo y el frente utilizaremos la goma para retirar agua (de esas que usan los rumanos en el semáforo de la plaza Elíptica) y para el resto del coche utilizaremos una bayeta seca. Seco por fuera, esa misma bayeta ya humedecida nos servirá para limpiar los bordes de las puertas.

Por último limpiaremos los cristales con limpiacristales y los secaremos, prestando especial atención a las lunas delantera y trasera, sin olvidar los espejos.

Devolvemos las alfombrillas aspiradas a su sitio, guardamos bien colocadito lo que teníamos y tiramos el resto de las cosas.

Y un último detalle; cambiamos el botecito del ambientador, que llevaba seco un par de meses. Y listo. Vamos a repasar los pasos:

1. Vaciado
2. Aspirado
3. Llantas
4. Chapa
5. Interior
6. Cristales
7. Colocación de objetos
8. Ambientador.

Pues ya está, amigos. Hemos tardado 2 horas y media, pero hemos conseguido tener el coche más reluciente del mundo. Lo muestro a la cámara:

One thought on “Vamos a lavar el coche

  1. Ha quedado explendido, bonito y resplandeciente,pero haz el “puñetero favor” de mandarme le juego de EGIPTO.Que tengo a tu II primo preguntando por´el

Comments are closed.