Promesas (que no valen nada)

Seguro que alguien ha pensado al leer el título del charlote del día que iba a copietear aquí la canción del mismo nombre de Los Piratas, cosa que he hecho otras veces (no con Los Piratas) y que a alguien, de cuyo nombre no quiero ni de acordarme, le ha parecido “demasiado personal” para ser un blog, porque el público en general no puede ni debe “ni tiene por qué saber” el porqué de esa canción (todo esto no me lo ha dicho dicho en público… atrévete a repetirlo aquí si tienes lo que hay que tener…).

Pero nada más lejos. He escrito primero el título y luego esto (cosa que suelo hacer al revés) porque me he prometido que este mes debo escribir todos los días. Eso o que a fin de mes vea que hay un 30 entre paréntesis al lado de Noviembre 2005 en la columna azul esta de la derecha.

No soy muy bueno cumpliendo promesas, y menos si no valen nada, como es el caso, pero voy a intentarlo por enésima vez… Siempre que me hago promesas de este tipo nunca las cumplo, no tengo espíritu de superación si nadie se entera, y si lo cuento y no la cumplo, como es el caso, quedo peor (quedaré peor el día 30, quiero decir… vaya tela).

Y así, a lo tonto y a lo bobo hoy ya he cumplido con un 3% de la promesa (el famoso tres per cent). Dos de dos. Que contento…