Alergia

Cuando tenía 8 años me detectaron alergia a los antibióticos. Por aquella estaba malo, sería gripe o algo similar y el pediatra me mandó unas inyecciones. (Por qué ya no se ponen inyecciones? Por qué la gente ya no va al practicante? Antes era muy común, pero bueno, no es el tema). La cosa es que cuando llegué a casa le dije a mi madre que me dolía y efectiviwonder, tenía el culo colorao como un tomate. Mi madre se asustó y volvimos al pediatra, que me puso el Urbasón y danzando para casa.

Después me hicieron las pruebas y llegaron a la conclusión de que soy alérgico a la Penicilina, Procaína, Esteptromicina y Cefalosporina. Yo sólo recuerdo de aquel día que no fui al cole y que monté en metro porque fuimos a los madriles a las pruebas. Corría el año 84.

Esta tarde he vuelto a hacerme las pruebas, 21 años después… telita lo viejos que somos.

Llegas al hospital y das firmada una autorización en la que básicamente no descartan que palmes en el proceso. Pero tú fimas porque crees que no es para tanto. Entonces una enfermera (maja, era bastante maja, aunque para mi gusto un poco pavi) te pide que te levantes la manga de la camisa hasta el codo. Agarra el Pilot y te hace 5 marquitas en las que pone unas letras: PPL, MDM, P, C y H. Luego te echa una gotita al lado de cada marca y te pincha con un invento como una púa de guitarra. Te limpia y te pide que esperes 20 minutos sin rascarte ni tocarte el brazo; y que si te pica “no te rasques y sopla”.

Yo que soy un flipao, me he pasado los 20 minutos mirando el brazo esperando que ocurriera algo, pero todo lo que ha pasado ha sido que he tenido que soplar un par de veces y que el lado de la H se ha enrojecido un poco. Mientras, mis compañeros de pruebas salían de la segunda con la cara desencajada y diciendo que dolía mucho.

Y llegó la segunda. La enfermera pavi ha medido el pequeño granito que había salido al lado de la H y me ha vuelto a escribir las mismas letras menos la H entre el codo y el hombro. Pero ahora ya tocaba inyectar. “Igual te duele”, me dice cuando ya me había clavado la aguja. Pinchaba fatal, a pesar de ser una aguja muy pequeña, pero la peor sensación era notar el liquidillo entrando… era como si te metieran cristales.

Aguanto como un campeón y salgo. Esta vez enseguida han aparecido una especie de sabañones al lado de cada letra… esto empezaba a ponerse interesante… y entonces una partenaire del grupo nos cuenta que hace 5 años, en estas mismas pruebas le dio tanta reacción el pinchazo que entró en coma y estuvo así una semana… Comorl?? Saltan las alarmas!! Todos mirándonos el brazo para ver cómo iba el tema, pero a todos nos habían desaparecido los sabañones…

Finalmente paso a consulta con el médico, que tenía voz de cura. “Es normal”, me dice, “la dosis es muy pequeña”. Para eso me haces venir? Méteme un buen chute y salimos de dudas. Pero para eso están las provocaciones, que empiezan el martes.

Las provocaciones no consisten en sentarte delante de un tío que te insulta hasta que no puedes más y le partes la cara. No. En las provocaciones básicamente te dan pastillitas en dosis pequeñas, y de ahí se va subiendo la dosis hasta que reaccionas. Ahí es donde realmente se ven tus alergias, pero para eso habrá que esperar hasta el martes 1. Ese día empiezo, pero tengo que ir 10 días seguidos: mi jefe está de un contento…

Así que, en resumen:

a. He perdido una tarde de curro.

b. No sabemos aún si sigo siendo alérgico, si lo he dejado de ser o si ahora soy a más o menos cosas, y

c. Tengo el brazo en plan Beckham, lleno de letritas.